Mochilero de Aventura

Viajes increibles, experiencias únicas

Sofia y el monasterio de Rila.


Después de la peripecia en la llegada a Sofia descansé muy bien y a la mañana siguiente estaba listo para conocer la ciudad. De entrada me alegré de que tenía el desayuno incluido y me tomé las dos primeras tostadas desde que salí de viaje. En el comedor conocí a un uruguayo y una paraguaya. Venían apoyando la selección nacional de Taekwon-do, pues se celebraba el campeonato del mundo aquí en Sofía. Me dijeron como ir al estadio y animar. Me gustó la idea, era algo diferente. Primero salí a caminar por el centro. Estaba todo muy tranquilo, era sábado. La ciudad se ve limpia y coqueta. Todos los monumentos se encuentran en el centro y se pueden recorrer a pie fácilmente en un solo día. En cuanto llegué al Hotel Sheraton pude ver allí a una guardia y recordé lo que custodian. Me acerqué y de golpe pude ver la iglesia Sveti Georgi, una iglesia del siglo VI construida sobre un templo precristiano del s.IV. Es la construcción más antigua de Sofia. Es curioso, pues se encuentra rodeada por el propio Hotel y en vez de afearla le confiere un halo de misterio especial. Parece como si la hubiesen hecho aparecer por arte de magia. Además la iglesia está activa y abierta. Entré y pude presenciar una bonita ceremonia ortodoxa.

20130724-212030.jpg

Continué mi camino y me encontré con otros edificios institucionales muy bonitos, algunas otras iglesias ortodoxas y el teatro. Cuando llegué a la plaza … en frente del parlamento, encontré una acampada de protesta contra los politicos. Me gustó y estuve hablando con ellos expresando mi apoyo.

20130724-212100.jpg

Después vi el imponente edificio de la universidad y cerca de ahí estaba la estación del autobus 280 que me llevaba al Arena Armett, o estadio donde estaba la competición. Me costó un 1 leva (0.5€).

Una vez en el estadio me acerqué al grupo español. Básicamente era el equipo nacional y algunos otros que también eran taekwondistas pero no estaban compitiendo, como la paraguaya Fernanda que resultó ser la subcampeona de Paraguay. Que lástima pero no llegamos a la final. Lo más interesante fué ver la defensa personal. En grupos de 3 o 4 representaban una situación de peligro en la vida real y entonces generalmente una chica se ponía a defenderse y dar leches a diestro y siniestro al más puro estilo de las pelis de Bruce Lee.

Cuando salí a comer fuera del estadio tuve otro encuentro interesante. En la mesa se encontraba un señor de unos 70 años, y me dijo unas palabras en español. Entonces empezamos a hablar. Se llama Georgi. Le costaba un poco pero hablaba bien. Estuvo en los años 85-87 trabajando en Cuba y por eso hablaba español. Cuba era de los países a los que podían ir los estados soviéticos. Pero solo podían volar con determinadas lineas y en general haciendo transbordos en Canadá (para ir a Cuba). El hombre tenía ganas de hablar y yo le escuché muy interesado sobre la vida en Bulgaria. Se sentía triste porque su pensión era de 400levas (200€) y la de su mujer de 190 levas. Después de 35 y 40 años trabajados respectivamente y al parecer en buenos puestos. Sentían que la vida era muy cara en Bulgaria. Que en muchos aspectos vivían mejor con el comunismo, pero claro no tenían libertad, no podían salir. Después de dos horas de charla nos despedimos muy amistosamente.

Vi un poco más del campeonato y decidí continuar visitando la ciudad. De vuelta al centro me fui directo a la iglesia catedral “Alexander Nevsky”. Construida en memoria de los rusos que fallecieron ayudando a los búlgaros a expulsar a los turcos de si territorio. La iglesia es impresionante, con sus cúpulas en oro. Por dentro es muy oscura, hay pocos ventanales y todos los frescos se han oscurecido, apenas se ven. Pero el ambiente es solemne, disfruto mucho en su interior, hay fuerza ahí dentro.

Al día siguiente he quedado con un par de chicos españoles del hostel para ir juntos al monasterio de Rila, Antonio y Javier de Ciudad Real. Salimos pronto y cogemos el tranvía n5 que nos llevará a la estación de donde sale el bus para el monasterio. Este autobús sale a las 10.20h y llega a las 13h (11 levas). El monasterio está a unos 120km. Poco antes de llegar hacemos una parada en el pueblo de Rila, situado a unos 30km del monasterio antes de subir las montañas. El pueblo en sí no tiene nada pero aprovechamos la parada de 40m para dar una vuelta y respirar el ambiente. Una vez llegamos al monasterio en seguida te das cuenta que has llegado a uno de esos sitios donde el turismo lo ha hecho suyo. Unos cuantos autobuses y muchos coches en un parking dan fe. Curiosamente no cobran por entrar, lo que me despierta la sospecha que en Bulgaria no está aun explotado el turismo. Dentro de uno de los pórticos de entrada te da la bienvenida una cornamenta como de ciervo que aún no he descubierto su significado. El monasterio se encuentra situado entre varias montañas, en medio de un bonito bosque y un río que pasa alrededor, y consta de un edificio en forma de cuadrilátero con la iglesia en el centro.

20130724-212114.jpg

Gracias a unas postales se que la vista desde lo alto es fantástica pero no encontré un modo de subir para verlo. La iglesia es verdaderamente bonita, especialmente por las pinturas que la decoran por fuera y por dentro. De hecho están en pleno trabajo de restauración (solo les falta las de dentro). Es un monasterio ortodoxo y el tipo de pinturas es muy curioso. Representan muchos aspectos bíblicos, con las divinidades con un triángulo en la cabeza y a los humanos santos con un halo circular (o eso es lo que yo deduje). Muchos motivos del cielo e infierno. Mirando a los techos de algún modo me recordó a la capilla sixtina (salvando las diferencias por supuesto), y también a los mandalas budistas por su colorido y formas circulares.

Dentro del monasterio puedes visitar un pequeño museo de los utensilios de los monjes para labranza, así como sus hornos de pan y molino. Se recorre por las galerias de piedra del monasterio, que mantienen un frescor y cierta humedad típica del interior de las cuevas.

Hay que decir que el bus de Sofia se queda ahí esperando y sale de vuelta a las 15h. Aunque ciertamente en 2h puedes verlo todo, no me parece tiempo suficiente para vivir el sitio como corresponde. Por eso investigamos un poco y nos arriesgamos. Hay otro bus que sale a las 17h pero con dirección a otro pueblo (Dupnitza), desde ahí salen más buses a Sofia.

Así con un poco más de margen nos fuimos a comer por el bosque de alrededor junto al rio. En frente del monasterio venden muchos productos como yogurt o unos dulces que supongo hacen los monjes y que todo el mundo compraba. Después de un relax y ver otro poco el lugar encontramos por el bosque un pequeño cementerio donde se entierran a los monjes.

Finalmente cogimos el bus al otro pueblo. Cuando llegamos tuvimos que esperar una hora y media al próximo a Sofia, asi que anduvimos un rato de exploración. Típico pueblo feo sin nada que hacer ni ver. Muchos edificios de corte sovietico, todo en malas condiciones, y encima como era domingo parecía medio fantasma.

Llegamos por fin a Sofia como a las 21.30h bastante cansados, pero fué un día de excursión muy recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en julio 24, 2013 por en Bulgaria y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: