Mochilero de Aventura

Viajes increibles, experiencias únicas

Expreso de Medianoche: De Bucarest a Sofia. Un viaje en el tiempo.


De nuevo a toda pastilla..he llegado a la estación 10m antes de que saliera el tren…yo por más que me empeño en ir tranquilo y sin prisas no hay manera.

Pero aquí estoy en un tren con compartimentos yo solo. Me espera un largo trayecto pero muy contento. Bueno bueno. Con las prisas no pude comprar nada de comer ni de beber….uf menos mal que llevo unas nueces, pasas, almendras y unas pocas galletas. Según la web salgo a las 12.30 y llego a las 6.10 de la mañana del día siguiente, con dos transbordos de por medio, pero he olvidado de apuntar la información de los tiempos de transbordo, lugar ni número de tren. En fin que voy un poco a ciegas, todo será que acabe quien sabe donde.

Hemos cruzado el Danubio, que chulo, y poco después hemos llegado a Russe, ya en Bulgaria. Claro aquí me sonaba que había un transbordo, pero aparantemente mi vagón va directo a Sofia…umm. Extraño.

Después de un rato aquí parados me bajo a mirar y descubro que no hay máquina..aja! O sea que parece que los transbordos son de las máquinas no de los pasajeros, vale vale. Al poco veo una máquina acercarse y se engancha. No se cuando vamos a salir así que no me animo a ir a buscar bebida a la estación (solo falta que se vaya el tren con la mochila). Total que al rato nos vamos y sigo sin agua, creo que iré a cotillear si hay algún tipo de vagon-bar pero me temo que no. Son las 16:15. No ha hecho falta, acaba de pasar el revisor y me dice “…nooo, no bar, no bar” jeje

Son las 20.42, ya empiezo a sentirme un poco cansado, pero aún bien. Por suerte no me ha entrado sed. Empieza el atardecer y el paisaje cada vez es más bonito. Se nota que nos vamos adentrando en las montañas. Las estaciones donde vamos están casi desiertas. Son grandes estructuras soviéticas, que al no haber nadie parece que esté en zona prohibida. Además en el tren cada vez somos menos, y conforme se va haciendo de noche el tren se va haciendo más fantasma…

Lo que va a pasar ahora todavía me tiene sorprendido. Es como si en Matrix hubieran cambiado algo. Eran las 22.50, todo oscuro y yo pensando en tumbarme y dormir, cuando de pronto llegamos a una estación muy grande. Me asomo y veo que los quedaban en el tren empiezan a bajarse…me mosqueo un poco y me quedo solo en el vagón. Pienso que entonces ya hemos llegado al segundo transbordo, y que esta vez si debo bajarme y esperar el otro tren. Al poco aparece un revisor y le pregunto (no habla nada de inglés) que si me quedo en el tren, que yo voy a Sofia. El tío me dice señalando con los dedos – esto es Sofia, esto es Sofia-. A mi se me doblan lo ojos…comorrrrrrr?? Pero que esta diciendo hombre..que no, que yo voy a Sofia…y él…-esto es Sofia, Sofia aquí-. En ese momento yo estaba experimentando una rotura en el espacio-tiempo. Mi sensación fue algo así como si tomas un vuelo de 2 horas de duración y a los 20 minutos de despegar el avión aterriza en el destino (y por supuesto es lo normal para el resto de la gente). En fin, que me bajo del tren aún con mucha reticencia, la estación es grande aunque hay poca gente, y todo se encuentra bajo tierra en un tipo de subterráneos de hormigón muy feo.

Lo mejor del asunto es que ya puedo comprar agua y comida, pero la situación no me gusta por más que me acabe de ahorrar 8 horas de viaje. En realidad todavía no puedo comprar nada, no tengo moneda búlgara y ni siquiera se si hay cajeros en la estación. Busco la salida de los subterráneos en busca de un cajero. Pregunto a un chico joven que habla un poco de inglés y me ayuda a buscar. Por fin encuentro un cajero, ya es algo, estamos avanzando. Con el dinero me voy a comprar agua y un par de sandwiches.

Bien, la idea es ir al hostel que tenía para el día siguiente y ver si con suerte hay habitación esa noche. Según el mapa que tenía no estaba lejos pero quería asegurarme y me acerco al punto de información. Es gracioso pero la mujer no habla ni papa de inglés y mientras un avispado taxista se me acerca, y el sí habla inglés! Me parto. Mi confianza en los taxistas es casi nula, así que imaginad la situación, sin poderme comunicar, con un taxista que no me inspira ninguna confianza diciéndome que me lleva al hostel, yo desconociendo el grado de seguridad de la ciudad y de la propia estación, las once de la noche y sin hotel donde ir. Intento llamar al hostel desde una cabina pero no funcionan, así que plan B (siempre hay que tener plan B…y C!) y opto por llamar desde mi móvil (quería evitar la clavada pero en fin…) Tengo suerte y el hombre está aun ahí. Me dice que tiene habitaciones, que me espera 10min, que tome el metro que está muy cerca. Bueno, parece que se va desbloqueando la situación. Busco el metro, tengo que meterme en los subterráneos de nuevo y lo encuentro. Se nota que es nuevo, está inmaculado. Cuesta 1 leva (0,5€) y son tres estaciones de metro a “Serdica”. Salgo en el mismo centro de Sofia, y después de preguntar un poco alcanzo el ansiado Hostel! Siii.

Solución: evidentemente tomé un tren que iba directo sin transbordos, y como llegué sin tiempo a la estación no pude preguntar ni verificar nada, solo me dieron el billete y listo. Y yo di por totalmente cierta la información de la web. Lo inolvidable de esta experiencia es como me sentí durante los primeros minutos del viaje en el tiempo (e incluso me duró varias horas).

20130724-204351.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en julio 24, 2013 por en Bulgaria, Rumanía y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: