Mochilero de Aventura

Viajes increibles, experiencias únicas

Bruselas, Gante y Brujas


A solo dos horas y media de Amsterdam en coche llegamos a la capital belga. Es lo bueno que tiene vivir en estos países ¿verdad? En lo que yo tardo en llegar a Albacete.. un belga puede hacer mundo jeje

Llegamos de noche a “Auderghem”, barrio situado al sureste de la ciudad de Bruselas. Aquí teníamos la casa que Emi nos había dejado para el fin de semana, a quien aprovecho para agradecer nuevamente su hospitalidad. Lo pasamos muy bien con ella, Sonia y Jorge saliendo a comer y de copas por la ciudad. Todos ellos son pilotos y tuvimos ratos muy entretenidos escuchando algunas historias muy graciosas y otras muy interesantes sobre aviones y otras anecdotas varias. Creo que yo de mayor quiero ser piloto… ¿donde hay que apuntarse?

La primera mañana me levanté pronto (y eso si que es raro) y me fuí a dar un voltio mientras Helena y Rubén seguían durmiendo placidamente. Descubrí un entorno precioso. Verde mucho verde, lagos, patos y unas casas… De hecho muy cerca encontré  el “Priorato de Val Duchesse”  que es un regalo del rey y que rara vez se suele abrir al público. El lago y bosque junto a esta mansión era increible.

Pues después de un café y una llamada de Rubén avisando de su retorno a la tierra nos fuimos a conocer la ciudad. El día era gris aunque a diferencia de Amsterdam, se alternaban momentos de luz solar y el azul aparecía. Básicamente paseamos por la “Grand Place” que nos encantó, y bebimos muucha cerveza que nos encantó aún más. Debido a ello (considerando que estas cervezas contienen del orden 9º) hay momentos épicos y memorables grabados en vídeo…

Ya que tienen un sitio en nuestra memoria haremos honor a ellas y nombremos algunas de estas cervezas que nos quitaron el sueño y nos dieron la risa más de una vez: Leffe, Grimemberg, Chimay, Hoegaarden, Mort Subite o Duvel entre otras. Hasta la fecha diré que son las cervezas más ricas que he probado nunca. Como dato curioso, cada cerveza tiene su propio vaso que la confiere el mejor sabor.

El plato estrella de la región son los mejillones con patatas fritas. Si, una mezcla un tanto extraña pero que cuando tienes hambre… llegué a oir pedir a un camarero “please.. double chips” jajaja Estaban riquísimos, especialmente a la Provenzale.

También hicimos el paso obligado por ese niño que está meando también llamado “Manneken-pis”, y que creo que la mayoría al verlo pensamos “… pensaba que era más grande…” el niño mal pensados! Y es que este niño es muy muy niño, aunque los belgas haciendo uso de su buen humor son tan cachondos que cada día lo disfrazan. Cuando lo vimos hasta le habían puesto un chubasquero…

Por la noche y bajo los efectos de la cebada y el centeno entramos en un bar muy curioso. Rodeados de ataudes escuchabamos música de funeral mientras nos servían cerveza en craneos de calavera.. fué idea de Helena que conste! Yo pienso que ya tendremos en el futuro de ir a sitios como este… pero bueno, nos gustó mucho.. es diferente.

Más tarde en la noche… y con unos amigos ingleses recién conocidos acabamos en el “Delirium Tremens”, conocido por su aaamplia variedad de cervezas, lo cual significa que tienen para ofrecer más de 1800 diferentes tipos de cerveza, pero prometemos que no pudimos probar todas. Que tios! y todo ello aderezado con una banda de rock que por cierto sonaban muy contundentes y que nos hizo saltar muucho.

Al día siguiente visitamos el Atomium, de 103 metros de alto construido para la Expo 58. No me lo imaginaba tan grande, y lo mejor, hacerse autofotos, siempre sale alguna bola en perspectiva extraña.

La idea era visitar Brujas, pero nos recomendaron parar en Gante ya que pillaba de camino, y como somos obedientes a veces, esta vez paramos. La sorpresa fué mayúscula pues quedamos realmente impresionados. En mi caso especialmente con la catedral de San Bavón. Ese lugar tenía algo muy especial que me emocionaba. Algo me dice que volveré ahí algún día.

Y finalmente llegamos a Brujas, y confirmamos que su fama es bien merecida. Ciudad con mucha mágia y belleza aunque un poco disminuido su encanto por la gran afluencia de turistas. Como decíamos, es un buen lugar para estrenar la cámara de fotos, todas salen bien.

Pues nada más. La impresión es que los belgas aparte de muy amables, nos parecieron muy mediterráneos, mucho más parecidos a nosotros que los alemanes, franceses u holandeses. Les gusta salir, estar en la calle y beber cerveza.. chin chin!

Anuncios

2 comentarios el “Bruselas, Gante y Brujas

  1. helena
    septiembre 6, 2008

    ¡Amigo! ¡¡No hay que olvidar LES MOULES , LES FRITES ET CUADRO DE LA PARED ROJA!! JEJEJE

  2. Quique
    septiembre 9, 2008

    Como se me va a olvidar…. pero me ha dado vergüenza dar más detalles, no sea que todavía nos hagan pagar el cuadro… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 5, 2008 por en Bélgica y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: