Mochilero de Aventura

Viajes increibles, experiencias únicas

Vida en Buenos Aires


Hola a todos! Bueno, pues con un poco de retraso pero dicen que más vale tarde que nunca. En fin, que desde Enero 2007 que estoy en la capital de la Argentina, viviendo como un porteño más (así se autodenominan) y experimentando como es la vida en un pais tan especial como este.

Para mi, Buenos Aires es una ciudad inmensa donde puedes sentir la energía alocada de cualquier gran ciudad del mundo. El ruido y la expresión seria de la gente al caminar son constantes en dichas urbes, pero lo que a primera vista parece como una ciudad europea más, se va tornando sudamericana conforme se permanece más tiempo en ella. Y no porque lo diga yo precisamente, sino por los propios comentarios de sus inquilinos. Frases del tipo “…bienvenido al tercer mundo…” son habituales entre amigos, taxistas o dependientes de tienda. Y he de reconocer que aunque al principio no entendía el porqué de esta expresión, con el paso del tiempo he experimentado algunas de las causas que la generan.

A día de hoy llevo aproximadamente 5 meses y medio en estas tierras y solo puedo decir que la gente me ha tratado muy bien. En general quieren a los españoles y su descendencia mayoritaria de españoles o italianos la lucen de manera muy orgullosa. 

Hablemos de la gastronomía. Desde mi punto de vista, la gastronomía porteña se basa principalmente en dos pilares: la carne y las pastas-pizzas. Mayoritariamente la gente gusta de comer carne entre amigos, como evento social, al cual llaman comer un “asado”. Se realiza en barbacoas que pueden comprender desde el tamaño mini, para usarla en la terraza de cualquier vivienda, hasta las más sofisticadas que se pueden encontrar en casas de campo o estancias (grandes fincas rústicas). Durante el asado, se cocinan diferentes partes de la vaca (argentina por supuesto :)) tales como: entrañas, vacio, costillas, colita de cuadril, etc… junto a papas (patatas), morrones (pimientos rojos) o provoleta (tipo de queso). Así pues, el típico español que vaya buscando comer un filete con patatas…no lo va a tener tan fácil a primera vista. Deberá realizar un pequeño ajuste de configuración carnívora. Pero finalmente el resultado creo que le valdrá la pena. Debo decir que el que les habla apenas come carne, aunque he hecho algunas excepciones para poder relatárselo a ustedes (jaja). Pero dejo abiertos los comentarios para que cada uno exprese su propia opinión al respecto.

El segundo pilar es la comida heredada de la tierras italianas. Ciertamente he comido unas pizzas que me llevaban a la iluminación de manera inmediata (buen método este de meditación), y aunque no he probado tanta pasta su fama iguala a las pizzas. Tengo la sensación (que alguien me corrija) de que los quesos tienen bastante culpa de mi casi adicción a la pizza fugazza!!

Y finalmente, aunque apenas los pruebo, los helados rematan el menú bonaerense, especialmente si son de “dulce de leche”, que para aquellos despistados intentaré (disculpenme por el atrevimiento) describir como algo parecido al sabor de un caramelo de café con leche pero todavía más dulce.

Bueno, espero no herir la sensibilidad de nadie, ya que cuando se habla de comida más de uno se puede sentir ofendido sino comulgo las mismas ideas. Pero por supuesto repito, es solo mi percepción de los hechos y posiblemente esté totalmente equivocado en todas mis afirmaciones. Cualquier comentario al respecto ayudará a obtener una visión más completa de la vida porteña. 

El trafico. Todo un tema. Es curioso como el tráfico pueda ser generalmente un rasgo tan unido a la cultura. Cuan diferente es el tráfico en Inglaterra, Holanda, España, India o Argentina por ejemplo. Aquí la velocidad no es muy alta, aunque presumo que se debe al estado de los coches y al estado del pavimento. El parque automovilístico es antiguo, aunque bien es cierto que desde mi útima visita a la Argentina (enero 2005) he observado un fuerte avance al respecto. Aún así, todavía se pueden encontrar algunas de esas reliquias norteamericanas como el “ford falcon” que todavía abundan en el paisaje de la ciudad, algunos muy bien maqueados por cierto. Y respecto al pavimento, más les vale no correr mucho, pues a veces siento que alguien acaba de leer “viaje al centro de la tierra”. Se producen algunos agujeros en las calles que el gobierno de la ciudad tarda como 15 días en arreglar (lo juro, vi uno en Dorrego que creo que era un sumidero de motoristas. Durante dos semanas estuve viendo semejante hoyo). Y después está el tema de los “colectiveros”, los verdaderos dueños de la ciudad, conductores de autobús que dominan y controlan el espacio existente entre las aceras. Que tios, deberían hacer una pelicula. Estoy impresionado por la cantidad de colectivos que puedes encontrarte en un momento en la calle. Recuerdo un día donde unos 7 buses competían para ver cual salía antes de un semaforo, y todo para parar 50mts más adelante en una parada, eso sí, previo cambio de 3 carriles de un volantazo. Es increible. De hecho al principio quería comprarme una bici y recuerdo como me dijeron NO!! ten cuidado… ahora comprendo.

Las monedas. Este capítulo no puede faltar en cualquier intento por describir (creo que acaba de meter gol boca, pues un terremoto no ha sido..) la vida en BsAs. A diferencia de mi casi repulsa por las monedas que siento en España, aquí la situación es digamos la inversa. Creo que voy a comprar un imán para atraer todas las que pueda. Aquí no hay monedas. Ya lo he dicho. Ufff. Recuerdo la primera vez que yo gentilmente ofrecí todo mi cambio a una dependienta mientras Dalila cambiaba su cara por todos los colores con expresión de querer aniquilarme… minutos más tarde entendí cuando no podiamos montar en colectivo (por falta de monedas obviamente) y nadie me quería cambiar. Es increible pero permitanme que me exprese. Los colectivos funcionan con unas maquinitas que ÚNICAMENTE aceptan monedas, y el problema no sería tan grave si no fuera porque los conductores tampoco llevan! Con lo cual, sin monedas no puedes viajar en bus. Conclusión (esta es mi hipotesis, puedo estar equivocado pero ruego entonces que alguien me de una buena razón): el ciudadano acumula todas las monedas que puede para poder ir siempre bien surtido, creando como consecuencia un desabastecimiento global de monedas en todo BsAs ciudad. De hecho creo que existe una microeconomía que se sirve de dicho sistema: son los Kioskos de calle (algunos muy bien situados al lado de las paradas). Cuantos caramelos me abré comprado ya para poder cambiar un billete de 2 pesos!! En fin…creo que podríamos dedicar todo un blog a este tema.

La seguridad. Este es un tema bien serio y el más triste de todos los que he vivido. Hay miedo en las calles. No se percibe a simple vista, pero los hechos se encargan de demostrarlo. La gente suele mirar a sus espaldas a menudo cuando alguien se acerca por detrás. De noche es mucho más habitual tomar taxis y se le pide que aguarde hasta entrar en casa. Incluso se prefiere el radio-taxi por quedar así registrado y dar mayor seguridad. Las puertas de entrada a los edificios siempre están cerradas con llave, y los telefonillos solo sirven para avisarte de que debes bajar a abrir a tu amigo. Y la zona prohibida…los puentes. Hay pánico a los puentes. Especialmente en su parte inferior donde terminan las escaleras que lo atraviesan. Pero no tengan miedo. Únicamente se deben tomar algunas precauciones, el resto es parte de su Karma. 

Infraestructuras. Creo que aquí es donde uno puede ver más claramente que algo no funciona del todo bien. Faltan carreteras, vías ferreas, radares en el aeropuerto y un sistema que les permita aterrizar con niebla o que el subte (metro) no se inunde cuando llueve un poquito entre otras cosas. Y posiblemente se deba a dos razones. Los impuestos de los ciudadanos no cunden. No cunden debido a un círculo vicioso. No se confía en el sistema, en los políticos, y por ende muchos trabajos se realizan en negro. A la vez, la alta corrupción genera que el poco dinero que llega de los contribuyentes no se sepa donde va. En definitiva, que la red ferroviaría en vez de crecer disminuye, generando que algunos pueblos se deshabiten por falta de comunicaciones y transporte de mercancias, aumentando aún más la población en la capital.

Pero no quiero que quede una mala sensación. En todas las ciudades cuecen habas, y lo que aquí comento forma parte de aquello que más me contrasta con respecto a la vida española actual. Y repito, es mi impresión y puedo estar equivocándome en mis juicios. Que nadie se enfade. Si alguien considera que lo que escribo no es correcto, por favor escribe tu comentario.

Arte. Creo que esta es la principal razón por la que amo esta ciudad. Respira arte y vanguardia por sus cuatro costados. Pintura, escultura, música, cine, literatura, teatro, performances, etc… Una amiga me comento no hace mucho sobre la respuesta de un inglés acerca de donde le gustaría estar en estos momentos: “en Buenos Aires. Es donde se está gestando todo”. Y creo que lo resume muy acertadamente. La oferta cultural porteña es inmensa. Pero además la calidad de dicha expresión es altísima. Un argentino me explicó que quizá esto se debía a la falta de creencia en el sistema, que hacía que la gente se dedicará a formarse en las artes como modo de crecimiento personal más que en empleos más cercanos al modelo capitalista actual de otros paises europeos. Interesante, ¿verdad? Así pues, nunca te faltará una escuela, universidades, academias etc… donde comenzar o perfeccionar tus conocimientos.

 De hecho, de modo paralelo corre toda una concienciación muy grande respecto al cuerpo, espíritu o alimentación. Quizá me equivoque pero presiento que hay pocos paises en el mundo (aparte de la India) donde existan tantas escuelas de Yoga como en la Argentina. Esta y otras disciplinas orientales abundan aquí. Del mismo modo que el vegetarianismo no es extraño y tampoco es dificil encontrar un gran número de establecimientos que ofrecen alimentos poco o nada procesados o basados en alimentación macrobiótica. Creo que al respecto Argentina tiene mucho que dar ejemplo.

Sociedad. Como amantes de la conversación alrededor de su mate, saben escuchar y se interesan por cualquier tema que pueda servir para mantenernos unidos durante más tiempo. Aquí he descubierto el arte de la conversación. Gracias.

 Y vamos poniendo fin a este post que ha quedado un poco extenso pero que espero haya sido lo suficientemente resumido y detallado como para expresar mis impresiones en Buenos Aires durante estos meses.

Un fuerte saludo a todos.

Anuncios

Un comentario el “Vida en Buenos Aires

  1. katlheen
    septiembre 23, 2008

    hola que tal bueno llegue a tu pagina buscandoi un hostal en cuzco jajajaj bueno yo soy limeña peru y me encanto ver las dfotos que tienes de cuzco enrealidad muy hermosas espero llegar ya q pronto viajre, claro anteriormente habia viajdo este año en el 2008 pero no llegue a macchupichu por lo economico en fin ahora etsoy decida a llegar espeor q si
    !11 jajajajja bueno q tengas un lindo dia katlheen!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 14, 2007 por en Argentina y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: